Pendrive o Memoria USB: ¿Qué es?, ¿Cómo usarlo? y más

Un pendrive o memoria USB es algo que quizás todos hemos usado en algún momento, pero el que no lo ha hecho seguro pronto lo hará. En estos tiempos ¿quién no requiere guardar en algún momento algo de información? Pues aquí te contamos todo sobre este dispositivo.

Pendrive

¿Qué es un pendrive?

Comencemos por conocer de qué se trata este popular aparato, que como se detallará más adelante es un acopiador de daros que se enchufa a otro equipo por medio de una ranura USB.

Es un equipo tan diminuto que cabe en una mano, pero aun así los hay de colosales aforos para acopiar tantos o más datos que muchos otros equipos parecidos, aunque con más facilidad y con mayor seguridad.

Historia del pendrive

Iniciamos este post con algo de lo que ha sido la evolución en el tiempo de este elemento de acopio de datos. Conoceremos qué es un pendrive y veremos le seguiremos la huella desde sus comienzos hasta los momentos actuales, incluyendo todas las generaciones de estos elementos que han sido comercializadas.

Veamos para comenzar los tipos de pendrive:

Primera generación

Tanto Trek Technology como IBM iniciaron las ventas de los primeros pendrive en el año 2000. La empresa Trek 2000 International de Singapur comercializó un modelo llamado comercialmente Thumbdrive. Mientras que IBM se decidió por el nombre de DiskOnKey (Disco en una llave) en sus primeras unidades vendidas en América del Norte.

Estas últimas fueron ideadas y producidas por una compañía israelí llamada M-Systems. Se trataba de un producto que se presentaba al cliente en varias capacidades de acopio: 8, 16, 32 y 64 MB.

De esta manera los pendrive comenzaron a ser anunciados y promovidos como el «reemplazo del disquete». Pero su evolución siguió en ascenso hasta alcanzar los 256 MB. Incluso ya las hay con la sorprendente capacidad de un Terabyte.

Las versiones primitivas de este dispositivo, según la patente presentada en 1999 con el nombre “USB-based PC flash disk” por M-Systems, empleaban pilas y cables, en vez de captar la energía directamente del computador como lo hacen en la actualidad.

La primera en salir fue la versión de la empresa Trek, con un precio de apenas 28 dólares, lo que la hacía muy accesible para cualquier persona. Pero unos meses más tarde sale al mercado la competencia, el Disco en una llave de IBM, con un valor de 50 dólares.

Segunda generación

En esta generación de pendrive hay conectividad con la regla USB 2.0. Sin embargo, estos dispositivos no utilizan en su totalidad la tasa de transferencia de 480 Mbit/s que permite la norma. Esto se debe a los impedimentos técnicos de las memorias sólidas se fundamentan en NAND.

Los pendrive más rápidos de esta camada usan un controlador de dos canales. No obstante aún están muy distantes de la tasa de transferencia que permite un disco duro de última generación, como tampoco el máximo aprovechamiento de alta velocidad USB.

En este caso la rapidez de transferencia de archivos varía ostensiblemente. Hay quienes sostienen que las unidades típicas más veloces, pueden leer con una rapidez de hasta 480 Mbit/s. Mientras que lograrían escribir en la mitad de dicha velocidad.

Estamos hablando de una velocidad que puede ser 20 veces superior a las de los pendrive o USB 1.1, que disponen de una velocidad máxima de 24 Mbit/s.

Pendrive

Tercera generación

La norma USB 3.0 permite tasas de intercambio de datos muy optimizadas con relación a su antecesor. Pero además ofrece compatibilidad con los puertos USB 2.0.

Esta norma fue anunciada en las postrimerías del año 2009, aunque los dispositivos que incluye el reglamento no estuvieron utilizables sino hasta comienzos del año siguiente.

La interfaz de esta versión cuenta con una tasa de transferencia de hasta 4,8 Gbit/s. Obviamente una gran mejora, al comparar esta nueva capacidad con los 480 Mbit/s de la versión 2.0.

No obstante la velocidad de transferencia, desde el 2011 la mayor parte de los pendrive 3.0 Flash, no empleaban toda la velocidad de su interfaz. Esto se debía a las limitaciones que presentaban sus controladores de memoria. Por esta razón los nuevos controladores, estos para canales de memoria, fueron puestos a la venta para corregir inconvenientes.

Es de destacar que algunas de estos pendrive podían acopiar hasta 256 GB de memoria, lo que representaba unas 1024 veces más que la versión primitiva de M-Systems.

Aquí también encontramos otros elementos que más allá de su función propia, tienen incluida una de estas memorias. Tal es el caso de algunos mouse inalámbricos, o incluso los propios pendrive que disponen de entradas para reconocer otros modelos de almacenes, entre estos el microSD y m2.

Ya en agosto del 2010, Imation lanzó al mercado su novel línea de pendrive de alta seguridad, denominado Flash Drive Defender F200. Esta versión tiene una capacidad variable, que va desde 1 GB a los 64 GB. Pero además dichas unidades de acopio disponen de un sensor que chequea las huellas dactilares de las personas.

Con esto se pueden establecer las coincidencias que determinen la identificación del usuario y así permitir o rechazar el acceso a la información.

Pendrive

Visión general del pendrive

Otro aspecto que debemos señalar de las versiones más antiguas, es que para trabajar necesitaban una batería. Sin embrago eso es cosa del pasado, pues los pendrive de estos días trabajan con la electricidad que toman del puerto USB del computador.

Adicionalmente, los pendrive actuales son resistentes a los raspones exteriores y al polvo. Incluso algunos son impermeables. De esta manera quedan eliminados varios de los elementos que dañaban las primeras versiones de los pendrive, entre estos los disquetes, DVD’s y discos compactos.

El rápido y extenso éxito ha hecho que el pendrive reciba varios nombres populares. Generalmente con la mayoría de estos se relacionan su minúsculo tamaño y las diferentes opciones de presentación, aunque en realidad ninguno de estos nombres ha logrado resaltar sobre los demás.

Uno de los nombres más empleados es el de USB, pero siguen siendo algo rigurosos respecto al concepto, ‘USB’, el cual sólo refiere el punto de conexión al que es específico.

Principales características

Rápidamente el pendrive se ha transformado en el elemento de acopio y transporte de datos más empleados por las personas. De esta manera han quedado desplazados los dispositivos tradicionales, como disquetes y CD’s.

Otra de las ventajas de estos elementos de acopio es que son de fácil acceso, pues podemos hallarlos en cualquier establecimiento del ramo. Como ya hemos dicho, los hay con capacidade para todas las necesidades, pudiendo ser de: 1, 2, 4, 8, 16, 32, 64, 128, 256, 512 GB y 1 TB.

No obstante, debido a su precio los pendrive de mayor capacidad pueden estar algo lejos del alcance del consumidor promedio. Aunque si lo observamos bien representan un ahorro importante, considerando que valer por 180 discos compactos de 700 MB, o bien por algo más de noventa mil disquetes de 1440 KiB, más o menos.

Pendrive

Soporte técnico para los pendrive

En esta parte debemos considerar que los sistemas operativos de la actualidad son capaces de leer y escribir en los pendrive. Esto se puede hacer tan sólo con conectarlas a una entrada USB del computador encendido. De esta manera recibe el elemento la electricidad necesaria a través del propio conector, que es de 5 voltios y con un consumo de 2,5 W en el mayor de los casos.

Pero en PC’s más antiguos, como los equipados con el Windows 98, se requiere instalar un controlador que facilita el fabricante.

Por otra parte, las diferentes distribuciones GNU/Linux de igual manera disponen de soporte técnico para estos dispositivos de acopio, desde la versión 2.4.

Utilidades del pendrive

Los pendrive son frecuentes entre personas que acarrean datos de su casa al sitio de labores, o al revés. Pero otra gran ventaja es que pueden mantener los datos durante alrededor de dos décadas y reescribirse hasta un millón de veces.

Otro punto a destacar sobre los pendrive, es que aunque en principio fueron pensados para acopiar datos y documentos, con el tiempo las cosas han cambiado. De tal manera que ahora es corriente conseguir en estas modalidades de memorias programas o archivos de los más variados tipos.

Esto se debe a que los pendrive actúan como cualquier otro elemento de archivos.

En este sentido vale decir que los recientes elementos U3 para Microsoft Windows, conforman un menú de aplicaciones similar al menú de “Inicio”. De esta manera se facilita la organización archivos de imágenes y música, entre muchos otros. Pero para pendrives de otras firmas también hay colecciones apoyadas en Logiciel libre, entre estas PortableApps.com.

Al ser tan bajos precios de los pendrive se ha generado una suerte de bum promocional, donde prácticamente son adquiridos por las firmas comerciales para regalarlos a sus potenciales clientes.

Es un fenómeno que se da de manera especial en entornos vinculados a la industria de la computación, sobre todo en sus eventos tecnológicos.

Algo común en dichas promociones es la personalización de los pendrive. Esto se hace por medio de grabados en el exterior de su revestimiento con el logotipo de la empresa, lo que representa una manera de aumentar la visibilidad de la marca.

Pendrive

Dos opciones

No obstante un caso a mencionar es que el pendrive puede no contener datos o llevar información promocional previamente grabada. Nos referimos a gráficos, enlaces web, animaciones Flash o cualquier documentación. Además de archivos multimedia, demos y aplicaciones gratuitas.

Pero ciertos pendrive pregrabados son de sólo lectura, mientras que otros están configurados con dos segmentos. Uno de ellos es el de sólo lectura, al tiempo que el otro permite la inclusión y el borrado de datos.

Por supuesto que los pendrive que permiten las dos opciones son más caros.

Otra utilidad del pendrive es que pueden ser configurados para que arranquen de manera automática con Microsoft Windows en un fichero determinado.

Para activar el autoarranque, se requiere grabar en el dispositivo un archivo llamado autorun.inf con el programa adecuado en su directorio raíz.

Pero en este punto vale saber que el autorun no funciona en la totalidad los computadores. Sucede que en oportunidades dicha función se encuentre deshabilitada, con el objeto de impedir la expansión de virus que se benefician de este sistema de inicio.

Otra utilidad de estos elementos de acopio es que –siempre que el BIOS del equipo lo permita-, pueden iniciar un procedimiento operativo sin que se requieran CD’s o DVD’s, incuso se puede hacer sin disco duro.

También es de destacar que el arranque desde un pendrive se ha popularizado mucho en computadores de última generación. En este caso el arranque se produce más rápido que por la vía tradicional del DVD-ROM.

La música del pendrive

Es normal hallar entregas de Linux que están grabadas en un pendrive y pueden arrancar desde ella.

Pero si alguna utilidad de los pendrive hay que destacar de manera especial, seguro es que -en el caso de los de elevada capacidad-, son una alternativa sencilla y económica para hacer copias de seguridad. De esta manera tiene sus ventajas sobre los discos duros o grabadoras de CD’s y DVD’s.

Por su éxito y expansión ya hay equipos de CD-ROM, DVD, disquetera y Zip que se han adaptado para conectarse al puerto USB, como el pendrive.

Aparte, desde el año 2008 hay aparatos de sonido con puertos USB que permiten la conexión de pendrives que acopian la música a reproducir.

Por último, como fórmula de seguridad, algunos Tipos de memoria USB ofrecen la opción de impedir la escritura por medio de un interruptor. Mientras que otros consienten la reserva de una parte de ellos para ocultarla a través de una clave.

Fortalezas y debilidades

No obstante su bajo precio y extensa garantía, debemos tener presente que estos elementos de acopio pueden dañarse de repente por diferentes problemas. Entre estos inconvenientes destacan las oscilaciones de voltaje cuando están conectados, caídas a alturas por encima de un metro, la utilización prolongada durante muchos años, principalmente en pendrive antiguos.

Pero algo positivo es que los componentes flash no sufren de ralladuras, ni el polvo, que suele perjudicar el desempeño de los acopiadores portátiles previos, como disquetes y CDs.

Su composición sólida y duradera en muchos casos le ayuda a aguantar eventos extremos como caídas, pisadas, golpazos, jabonadas accidentales en la lavadora o rociadas de café o gaseosas.

Tales virtudes hacen al pendrive el elemento ideal para transportar datos personales o laborales, a los que por lo general necesitamos acceder en diferentes sitios.

Por otra parte, el constante soporte técnico en los computadores de última generación, permite que dispositivos funciones en casi cualquier lugar.

No obstante, debes saber que Microsoft Windows 98 no hace el soporte para pendrives de acopio masivo que sean genéricos. Así que se requiere instalar un controlador aparte por cada fabricante, o en su ausencia emplear genéricos. Pero en el caso de Microsoft Windows 95, tales controladores son prácticamente inexistentes.

La capacidad y velocidad

Otro punto es la gran capacidad de almacenamiento de un pendrive. Resulta que hasta el dispositivo más económico acopiará lo que pueden guardar docenas de disquetes. Lo mismo sucede en comparación con los CDs.

Con el tiempo las dimensiones de los pendrive han ido cambiando, pasando de varios megabytes hasta algunos gigabytes. Podemos recordar en este punto que en 2003 trabajaban con velocidades que estaban entre 1.0 y 12 Mbit/s. Ya en el 2004 se comienzan a comercializar pendrive con interfaces USB 2.0.

Aunque los elementos de esa generación llegan a trabajar hasta con 480 Mbit/s, las unidades flash se ven perjudicadas por el ancho de banda del componente de memoria interna. De tal suerte que sólo alcanzan velocidades de hasta 100 Mbit/s, en el caso de la lectura. Mientras que para escribir se demoran un poco más.

Otra de las fortalezas del pendrive, es que en condiciones adecuadas, puede guardar información durante 10 años y hasta más, como ya hemos advertido.

Estos acopiadores emplean la norma “Clase de Dispositivos de almacenamiento masivo USB”. Esto quiere decir que la mayor parte de los métodos operativos de última generación, son capaces de leer o escribir en estos elementos sin controladores extra.

En vez de mostrar los complicados detalles técnicos inferiores, los elementos flash transfieren al método operativo anfitrión una unidad lógica con la data constituida en bloques. Para esto el programa que dirige al computador puede usar el método de padrones o el croquis de enrutamiento de secciones que estime más viable.

Sobre la cantidad de lecturas y escrituras

Como ya hemos dicho antes, algunos computadores tienen la capacidad de iniciarse mediante un pendrive, pero tal acción va a depender de la BIOS de cada computador. Adicionalmente, para que esto suceda el equipo debe estar cargado con la información de un disco de inicio.

Otra de las ventajas que se le reconocen a los pendrive, es que son capaces de resistir un número en extremo elevado de lecturas y/o escrituras previo a presentar problemas. En condiciones normales, el promedio está por el orden de varios millones de lecturas y/o escrituras. No obstante, la escritura se hará cada vez más lenta con el paso del tiempo.

Esto requiere ser tomado en cuenta al momento de usar un componente flash con el fin de poner en práctica desde éste logiciales o programas dirigidos a la operatividad del ordenador. Para controlar esto, aparte de las limitaciones de capacidad en los elementos comunes, algunas empresas han sacado versiones de métodos operativos como Linux.

También se han comercializado aplicaciones muy populares como Mozilla Firefox, ideadas principalmente para ser puestas en funcionamiento desde unidades flash. Tal cosa es posible disminuyendo el volumen de los ficheros de intercambio, pero también acopiándolos en alguno de los Tipos de memoria RAM.

Consideraciones de uso

El cuidado de los pendrive es muy parecido al de las tarjetas electrónicas y las cápsulas de los videojuegos. Básicamente deben evitarse caídas o golpes, así la humedad, magnetismo y el calor exagerado.

En el pasado lejano, para las variedades más primitivas de los pendrive era recomendable desarmar la unidad o “retirar el hardware con seguridad. Este era un procedimiento muy simple, que se ejecutaba desde el “Administrador de dispositivos” de Windows. También podía hacerse mediante la opción de “Expulsar” en los equipos Mac OS.

Pero también hay otros métodos de escritura que realizan el proceso en diferido, lo que quiere decir que no escriben los datos de inmediato.

El proceso es mediante un caché que apura los tiempos de la transcripción, con el que el sistema escribe “de una sola vez” cuando dicho caché se encuentra al tope. Pero si se saca el pendrive antes de que el programa haya guardado el contenido del caché, pueden generarse divergencias en el régimen de archivos del aparato de acopio. Es un error que podría ocasionar pérdidas de datos.

En este caso, para minimizar la posibilidad de pérdida de información, el caché de escritura está desconectado en la modalidad predeterminada. Esto sólo para los elementos externos en los métodos operativos Windows a partir de Windows XP.

Sin embargo aún queda la posibilidad de que una transcripción pueda demorar varios segundos, por lo que no se debe desconectar el pendrive hasta que haya finalizado completamente el grabado. Caso contrario, los datos de la transcripción desaparecerán.

Daño de archivos

Si bien el pendrive no suele dañarse con esto, sus archivos afectados si pueden resultar difícil o hasta imposible de recuperar. En casos extremos se requiere o incluso formatear completamente la unidad para poder volver a utilizarla.

Por esta razón se aconseja durante la extracción, tener cuidado cuando se ha estado escribiendo. Aunque retirarlo en pleno proceso de lectura no representa ninguna amenaza.

En métodos Windows con elementos de red asignados, puede darse el caso de que al conectarse el pendrive el sistema no le permita una letra previa en uso. En este caso habrá que apelar al administrador de discos para que ubique el equipo de acopio y de esta manera modificar nosotros la letra del equipo.

Pero con Windows XP, puede presentarse que si el pendrive no es desconectado por medio de la función de “Extracción Segura”, el programa de manera automática puede deshabilitar el elemento por considerarlo problemático.

Luego puede darse el caso de que el mismo pendrive sea utilizable en otros computadores, aunque no en la que está marcado como problemático. Si este es el caso, hay que entrar al Administrador de Dispositivos para nuevamente habilitarlo.

Aplicaciones del pendrive

Ahora veremos rápidamente cuales son las aplicaciones de este elemento de acopio:

  1. Almacenar aplicaciones portátiles (ocupan menos espacio, y se ejecutan sin necesidad de instalación previa).
  2. Instalar un sistema operativo desde la memoria flash.
  3. Almacenaje externo y adicional para dispositivos portátiles (celulares, 10 libros electrónicos, reproductor externo multimedia, etcétera).

Componentes primarios de un pendrive

Las partes de un pendrive común y corriente son:

  1. Un conector de pendrive macho tipo A: Proporciona la interfaz física con del ordenador.
  2. Controlador de acopio de grandes volúmenes: Controla y suministra la interfaz uniforme y lineal para estos dispositivos seriales orientados a bloques. Además disimula la dificultad de la orientación a bloques, realiza la eliminación de bloques y practica el balance de desgaste. Este implemento cuenta con un diminuto procesador RISC y un bajo número de circuitos RAM y ROM.
  3. Circuito de memoria Flash NAND (4): Almacena los datos.
  4. Oscilador de cristal (5): Produce la señal de reloj principal del dispositivo a 12 MHz y controla la salida de datos a través de un bucle de fase cerrado (phase-locked loop).

Componentes adicionales

Pero un pendrive típico igualmente puede incluir lo siguiente:

  • Puentes y Puntos de prueba (3): Utilizados en pruebas durante la fabricación de la unidad o para la carga de código dentro del procesador.
  • Ledes (6): Indican la transferencia de datos entre el dispositivo y la computadora.
  • Interruptor para protección de escritura (7): Utilizado para proteger los datos de operaciones de escritura o borrado.
  • Espacio Libre (8): Se dispone de un espacio para incluir un segundo circuito de memoria. Esto facilita a quienes los montan, emplear el mismo circuito en módulos de diferentes tamaños, así como responder a las necesidades de los compradores.
  • Cerramiento del terminal: Minimiza el riesgo de averías y mejora la apariencia del aparato. Algunas unidades no presentan una tapa pero disponen de una conexión USB retráctil. Otros dispositivos poseen una tapa giratoria que no se separa nunca del dispositivo y evita el riesgo de perderla.
  • Favorece el traslado: La mayoría de las veces, el cierre contiene una ranura apropiada para una cadena, no obstante esta modalidad eleva el riesgo de perder el pendrive.

Por tal motivo otros fijan dicha ranura en el cuerpo del pendrive y no en el cierre. El problema de este modelo es que la cadena queda sujeta al pendrive mientras está conectado. Ahora muchos modelos traen la abertura en ambos sitios.

Por último esperamos que estas líneas sirvan para aclarar cualquier duda que, aún en pleno siglo XXI, se pueda tener sobre cómo usar un pendrive o de su progreso en el tiempo.

También puede serle útil conocer cómo Reparar Pendrive o USB dañada.

(Visited 112 times, 1 visits today)

Deja un comentario